Archivo para la categoría Opinión

Innovación y lastres


Quienes pasáis frecuentemente por aquí habréis comprobado últimamente una preocupante inactividad de este sitio pasando de prácticamente una entrada diaria y espaciarlas incluso durante varias semanas. Y la verdad es que es una pena que una herramienta de comunicación tan potente como ésta, que permite establecer una relación “cercana” y con un cierto feedback, desaparezca. Sobre todo en este momento en el que desde la Gerencia de Atención Primaria se está comenzando a dar forma a una estrategia de comunicación interna que permita que todos los que dependemos de ella tengamos una red de información y comunicación suficientemente efectiva como para que la información fluya de una vez con naturalidad y normalidad. Dentro de ese futuro Plan de Comunicación herramientas como ésta pueden (y deben) jugar un papel protagonista.

Pero la situación es la que es y esto no se “alimenta” sólo. Hay que currarse periódicamente contenido que (unas veces con mayor acierto y otras con poco o ninguno) aporten valor tanto a la organización como a quienes lo leen, y eso no es fácil. La cosa es que por diversas circunstancias es imposible que una sola persona sin prácticamente apoyos (aunque sí hay alguno muy cercano) y sin ningún respaldo institucional pueda mantener un nivel aceptable de contenidos y “continentes”. Por lo tanto, si no existen relevos (y no parece que los haya) este blog irá perdiendo las constantes vitales que ha mantenido durante los últimos 3 años, y una circunstancia que aporta un poquito más de dolor a esta muerte anunciada es la alta afluencia de visitas que está teniendo en los últimos meses, que (como ya comenté en otra entrada hace poco) multiplican por diez las estadísticas históricas de lectores que se habían obtenido.

Pues con ese panorama, sin poder mantener este sitio dignamente pero intentando retrasar todo lo posible el momento del cierre, me encuentro hace unos días una (des)agradable sorpresa. Supongo que muchos de vosotros conocéis la iniciativa “12 meses, 12 causas”, cuyo epicentro mediático está en su página web. Para el que no lo sepa, lo que pretende fundamentalmente esta iniciativa es “revitalizar la Atención Primaria en nuestro país” (sic). Para ello, cada mes eligen un tema relacionado con la Atención Primaria para “demostrar que estamos vivos”. Dicha iniciativa en sí misma es muy interesante y merecedora de ser seguida. En enero, por ejemplo, el lema fue: “Una persona, una receta”; en febrero “Atención Primaria, atención humana”; en marzo “Es la hora de la emancipación de la Atención Primaria”. En fin, lemas que vienen a ser llamadas de atención, temas alrededor de los cuales se reúne la mayor parte de los profesionales sanitarios del primer nivel asistencial,… o mejor, se reúne la mayor parte de los… médicos. Porque se trata de iniciativas eminentemente médicas (como si la Atención Primaria no estuviera conformada por otros profesionales). Pero, salvo ese “pequeño detalle de egocentrismo” la propuesta es, como he dicho antes, muy interesante. Pues bien, el lema (no breve) elegido para este mes de junio ha sido “Investigación, innovación y desarrollo en Atención Primaria: de los sueños a la realidad posible”.

Por otra parte, ya hemos informado aquí (aunque muy superficialmente) del Modelo que esta Gerencia está proponiendo como sistema organizativo de la Atención Primaria (Mioap). También hemos comentado que uno de los pilares fundamentales del Mioap es la desburocratización, que en la propuesta de intervención se ha estructurado en dos fases: una desburocratización de Equipo, que pasaría por la implantación de un triaje previo, simplificar procesos y virtualizar formularios; y otra fase en la que se abordaría la desburocratización de la Unidad de Atención al Usuario (actuales Unidades Administrativas) con el objetivo de convertirla en una unidad de gestión de demandas de usuarios, verdadera gestora de conocimientos.

En honor a la verdad, tras una primera ronda de presentaciones del Mioap en casi todos nuestros centros de salud y una segunda ronda (sólo en algunos equipos) en la que se ha profundizado en la sistemática a seguir para implantar este sistema de gestión, el modelo ha sido muy criticado (o mejor, no ha sido suficientemente convincente). Han habido voces críticas (las menos), profesionales incrédulos (muchos) y otros (también muchos) a quienes les asusta cualquier cambio en su rutina diaria. En definitiva, entre apáticos y opositores es muy difícil poner en marcha un modelo de organización cuyo elemento fundamental es la voluntariedad e implicación.

Pues en ese contexto en el que una propuesta surgida, creada y elaborada en esta Gerencia que intenta innovar genera recelo precisamente por su componente innovador, aparece como ya he comentado, la propuesta para el mes de junio de la iniciativa “12 meses, 12 causas” que, como también he comentado, se centra en “Investigación, innovación y desarrollo” en Atención Primaria.

Y ahora quienes han sido críticos (algunos muy críticos) con el Mioap, ironizando sobre sus beneficios y menospreciando la iniciativa queriendo protagonizar la oposición a la propuesta, resulta que sorprendentemente abanderan públicamente la iniciativa para este mes de “12 meses, 12 causas”, abogando por la necesidad de innovar en la organización y gestión en la Atención Primaria. Sorprendentemente quienes han sido opositores a la implantación del Mioap (sin argumentos, puesto que muchos de ellos no han llegado a conocer con cierta profundidad lo que el Mioap propone) en una actitud más cercana a aquella del “perro del hortelano” (ya sabéis, la de que “ni come ni deja comer”)  ahora, se han convertido en grandísimos defensores de la innovación y el cambio. Su actitud no es otra que la queja constante por “lo mal que está todo”, poniendo al mismo tiempo palos en las ruedas de las iniciativas que vayan generándose pero, eso sí, sumándose cual innovador y moderno impulsor de iniciativas a todas aquellas que surgen más allá de nuestro entorno más cercano. Es decir, llevan a la práctica aquello que dicen que decía Unamuno: “Que inventen otros”, pero que a nadie de los que haya a su alrededor se les ocurra inventar porque se opondrán con vehemencia.

¿Será posible alguna vez avanzar hacia una organización moderna de la administración (sanitaria) con incoherencias e incoherentes como éstos? Difícil, muy difícil.

Os dejo el video que preside la iniciativa del mes de junio dedicada a Innovación…

Y el que presidia la correspondiente al mes de mayo dedicada a la Gestión y políticas inteligentes en AP, por cierto altamente recomendable, elaborado en el centro de salud de La Chana (Granada), centro que ha llevado a la práctica un formato de gestión y organización de centros de salud que está obteniendo resultados sorprendentemente buenos, que está siendo referente en toda España y del que, por supuesto el Mioap se ha abastecido también.

,

Deja un comentario

La tecnología aplicada a la salud


Seguro que la imagen trae muchos recuerdos a los administrativos veteranos (¡y tan veteneranos!). Nadie sabe las horas que hemos pasado delante de este instrumento “tecnológicamente perfecto”, de esta herramienta que marcó una época, de este mecanismo que nos generaba un sentimiento esquizofrénico de amor-odio.

Querida porque nos hacía el trabajo más cómodo y odiada por los tachones de tipex que teníamos que aplicar con maña para tapar el error pero sin provocar la gota que caía sin control sobre el folio. Por cierto, ¿dónde quedó el tipex?, ¿y el papel carbón para sacar las copias de las notas y oficios?.

Este ejemplo de tecnología punta quedó hace años relegado a ocupar algún rincón de algún almacén de los centros de salud. En algunos centros todavía ocupan un lugar protagonista (aunque olvidado) en alguna sala de reuniones, medio oculta entre montones de revistas médicas y notas de la gerencia del año 2005.

Ahora, para confirmar un poco más el olvido al que está sometida, resulta que cierran la última gran fábrica de máquinas de escribir que quedaba en el mundo. La empresa se llama (o mejor, se llamaba) Godrej and Boyce y se encontraba en Mumbay (India).

Se confirma con ello que la revolución informática no sólo nos condiciona la vida sino que asesina los buenos recuerdos.

¡En fin, habrá que vivir con ello!

Deja un comentario

Dia de la mujer trabajadora


8 de marzo, día de la mujer trabajadora.

Dedicado a todas aquellas mujeres que trabajan en casa, a las que trabajan fuera de casa, a las que trabajan dentro y fuera de casa, a las que simplemente trabajan, …

Y sin quitar ningún mérito a cualquier mujer trabajadora,… ¿para cuando un día dedicado al hombre trabajador?

O mejor: ¿para cuando un día dedicado a todos/as los/as trabajadores/as?… Ahh, que ya existe (el 1 de mayo)

¿… entonces?!!

3 comentarios

Barbaridades que se dicen


Leyendo cosas atrasadas pendientes (tengo miles) me encuentro con una perla que me ha dejado desconcertado. Se trata de un video (bueno, dos) de una ponencia del Dr. Julio Bonis, un médico que tengo que reconocer que no había oído jamás nombrar, pero que aparentemente en algunos medios debe ser conocido. La jornada se celebró en Noviembre del pasado año y se centraba en la aplicación Web 2.0 en la práctica sanitaria.

Después de ver en dos ocasiones la ponencia aún no tengo claro si se trata de un iluminado, inteligente y descarado conocedor tanto de la profesión médica como de las comunicaciones virtuales, o por el contrario es alguien que defiende con cinismo descarado y desconocimiento absoluto expresado con desparpajo (y por eso aparenta dominar el tema) posturas ética y moralmente indefendibles (y creo que incluso penalmente reprochables).

En la charla el Dr Bonis pretende desterrar tres mitos de gran aceptación en el mundo sanitario y lo hace con argumentos sorprendentes. A saber:

Mito 1: “Los médicos no utilizan las nuevas tecnologías, son resistentes al cambio” Según D. Julio esto no es verdad, puesto que los médicos SI utilizan la informática… pero para su uso personal. Si utilizan el ordenador para leer el Marca y enviar un correo electrónico a un amigo pero se niegan a utilizar este sistema para contactar con pacientes o con la propia empresa. Hasta aquí de acuerdo ¿cuántos profesionales no abren su correo electrónico institucional, pero si el suyo personal incluso durante horario laboral? Muchos. Lo sorprendente no es la constatación de un hecho, sino el argumento. Según el Dr. Bonis, para que los médicos utilicen las nuevas tecnologías hay que incentivarlos (¡¡¡¡¡¿?????) Pero además lo argumenta con estudios y artículos de publicaciones, revistas y webs americanas (que viste mucho, pero que alguien me explique en qué se parece la realidad sanitaria americana a la española) Por cierto que esta situación me recuerda al plante que están protagonizando estos días algunos celadores de algunos Puntos de Atención Continuada respecto a la utilización de los ordenadores… para trabajar (porque para otras cosas sí que los utilizan) y su exigencia de un plus (económico, por supuesto) para hacerlo. Pero de esto hablaremos otro día largo y tendido.

Mito 2: “El acceso a la historia clínica centralizada electrónica es la solución a la continuidad asistencial“. Para D. Julio esto no es así por varias razones, como por ejemplo: “Los médicos no leen la historia“(sic), lo que hacen es pedirle al paciente el último informe de urgencias y en función de lo que ahí ponga, el médico obra. Pero sigue más: “… con más información no vas a tomar mejores decisiones, ¿para qué tanta información?” Y yo pregunto, entonces ¿para qué la historia clínica? Es sorprendente, yo siempre pensé que la historia clínica era importante para nuestra salud; pero parece que no, que no se lee. El último argumento para desterrar este mito es el de que “los médicos nos inventamos las cosas” en alusión a que buena parte de lo que aparece escrito en la historia es inventado (?¡¡¡???¡¡¡???)

Mito 3: “La receta electrónica y la informatización solucionará la carga burocrática“. Pues tampoco. Según el Dr. Bonis la receta electrónica incrementa el gasto sanitario. Y además intenta utilizar razonamientos esperpénticos, entre ellos: “los pacientes no se toman los medicamentos, ¿o es que alguien cree que si?. Llegan a su casa y los tiran a la basura”. Que digo yo que si ese es el hábito de los pacientes, no será necesario que la receta sea electrónica para tirarlos, que los tirarán también ahora con la receta de papel. Tiene toda la pinta de que no domina el tema, es más he llegado a pensar que este hombre no es médico, que nos ha gastado una broma… pero no, se confirma, no sólo es médico sino que además ejerce como médico.

Después de reponerme del impacto pienso que lo grave no es lo que este médico (con pacientes) diga y publique en internet (que por descracia algunas de las cosas que dice realmente suceden); sino que lo realmente grave es que se le invite a participar como ponente en unas jornadas en donde se supone que se acude a aprender, a escuchar experiencias que te ayuden a poner soluciones o al menos a entender cuales son los problemas.

Para que lo disfrutéis os dejo los dos vídeos (son cortitos). Por favor, animaros y comentar si sacais conclusiones parecidas a las mías.

,

2 comentarios

Atención ciudadana


Revisando en el archivo me he encontrado con una entrada antigua de uno de los “blogs de cabecera”, que conviene tener a mano. Se trata de un blog del Plan de Innovación Pública del Gobierno de Euskadi. El post está escrito por Alberto Ortiz de Zárate (Responsable de Atención Ciudadana). En él se realiza una seria autocrítica al comportamiento funcionarial de la administración, los perjuicios que esa actitud ocasiona y finalmente propone cuatro principios fundamentales que deberían estar presentes en cualquier proyecto de cambio. La entrada la tituló “No vuelva usted mañana” y os la dejo aquí íntegra:

No hay trabajo más gratificante que el servicio público. Muchos ciudadanos dedican su jornada a producir o vender bienes de consumo, más y menos beneficiosos, e incluso un buen número trabaja en la industria de armamentos o en otros sectores cuyos beneficios sociales son muy dudosos. Nosotros, en cambio, nos dedicamos al sostenimiento del Estado del bienestar, a prestar servicios que hagan de nuestra sociedad un mejor lugar donde vivir.Sin embargo, no son muchas las personas del servicio público que se sientan orgullosas de ser funcionarios. Y es que nuestros conciudadanos no nos tienen una estima acorde al alto servicio que nos han encomendado. Podemos rastrear una mala imagen del servicio público desde, al menos 1833, cuando Mariano José de Larra escribió “Vuelva usted mañana”. Más recientemente, humoristas gráficos como Quino o Forges han acabado por crucificarnos.

Y algo de razón tienen. Nuestra Administración es pesada, ineficiente y desatiende las necesidades de los ciudadanos. Haced la prueba de releer a Larra y veréis que su relato aún funciona como sátira de la Administración, pese a que han pasado 177 años. Tenemos una misión clara: conseguir enterrar a Larra antes de su bicentenario, volverlo ininteligible para las nuevas generaciones.

La buena noticia es que los trabajadores públicos están deseando transformar la Administración. Hay que recordar que la Administración pública está compuesta por una verdadera élite de trabajadores y trabajadoras del conocimiento, por personas que han superado difíciles pruebas para lograr trabajar en el sitio donde todo el mundo quiere trabajar, por profesionales cualificados y con deseo de producir valor público. Somos gente que quiere acostarse con la tranquilidad del deber cumplido.
Este Plan de Innovación Pública pretende precisamente apelar al orgullo de las y los servidores públicos y conjurarnos para llevar adelante un gran cambio
. Ahora es el momento. Cada persona sabe qué debería cambiar en su zona. Será necesario que se experimenten cambios locales al tiempo que se produzca una coordinación global, sin esperar a que nos lleguen órdenes detalladas.

Como responsable de la atención ciudadana, voy a aportar aquí algunos principios que creo deben estar presentes en los proyectos de cambio que definamos.

  1. “Que los ciudadanos no tengan que venir”. A día de hoy seguimos usando las piernas de la ciudadanía para hacernos llegar papeles. Eso debe acabarse ya. Nadie debe venir si no es para recibir un servicio de valor.
  2. “Diseñar procedimientos para el 90 por ciento”. Tenemos la curiosa manía de diseñar procedimientos engorrosos, que añaden complejidad innecesaria sólo por el temor de que se nos escape un pequeño porcentaje de casos especiales. Debemos diseñar servicios que maximicen la simplicidad. ¿Y qué hacemos con las excepciones? Para las excepciones, procesos excepcionales, y para la normalidad, procesos normales.
  3. “La transparencia empieza por la claridad”. El problema de la Administración no es el de falta de información, sino el de enterrar a la ciudadanía en un túmulo de información ilegible. Nuestros servicios y nuestra información debe ser fácil de encontrar, fácil de usar y fácil de entender.
  4. “Si tienes una idea, hazla. Es más fácil pedir perdón que pedir permiso”. Esta frase es de Santa Teresa de Jesús. La consigna es “hacer”, no esperar.

, ,

Deja un comentario

El futuro de las redes sociales en las empresas


Hace unos meses, una consultora americana que atiende al nombre de Gartner S.A., con prestigio mundial, ha publicado una serie de previsiones sobre la utilización de las redes sociales (twitter, facebook, tuenti, linkedin, xing,…) en el ámbito laboral y empresarial (el informe está en inglés, por supuesto, pero puedes consultarlo desde aquí). Según esta consultora, para el año 2014 los servicios de redes sociales destronarán al correo electrónico como principal vehículo de comunicaciones interpersonales para el 20 % de usuarios en empresas.

Si esto se cumple, resultará que la evolución de la aplicación de las redes sociales en el ambiente empresarial no se desarrollará con la misma fuerza y consistencia como lo está haciendo en el ámbito privado. Las previsiones mas optimistas preven que el uso de Twitter o Facebook para comunicaciones internas en el trabajo será obligatorio en breve. Pero parece que estas previsiones son erróneas. Según Gartner S.A. el potencial que estos sistemas tienen tanto para emitir información como para recibirla y las grandes ventajas (inmediatez, simplicidad, comodidad, multiplataforma,…) no se aplicarán en el trabajo próximamente.

Aparentemente la situación parece contradictoria puesto que muchos de nosotros ya estamos utilizando estos sistemas en nuestra vida privada y comprobamos sus grandes virtudes, y sin embargo seguimos transmitiéndonos información en el trabajo a través del fax o, en el mejor de los casos, a través del correo electrónico.

Esto demuestra una vez más que la implantación de cualquier sistema o herramienta novedosa e innovadora en el trabajo no depende exclusivamente de la factibilidad de su implantación, o de la eficiencia de su uso, sino del convencimiento de lo positivo de su manejo tanto por quienes deben estimular e impulsar su uso, como de quienes tienen que utilizarlo diariamente.

, , ,

Deja un comentario

Externalidades negativas que sufrimos


En los últimos días estamos sufriendo una situación que que no es nueva pero que ahora se reaviva. Se trata de las demoras (propias de la organización interna) del INSS a la hora de mecanizar la información de los ciudadanos que pasan a ser nuevos beneficiarios de prestaciones.

Este hecho sucede de forma más rotunda en Ciudad Real capital (no tenemos noticias de que en el resto de CAIS de la provincia pase lo mismo), y provoca una desatención al ciudadano que se puede alargar durante varios días.

La situación es la siguiente: [1] Ciudadano que (por la razón que sea) es reconocido en el INSS como nuevo beneficiario de prestación sanitaria y al que se le entrega la documentación necearia en formato pepel. [2] El usuario se persona en nuestro centro de salud y solicita alta en tarjeta sanitaria para poder hacer efectivo el reconocimiento de prestación sanitaria. [3] A la vista de la documentación, se le realiza la propuesta de alta. [4] Desde la Unidad de Tramitación de TSI se deniega la propuesta ya que se contrasta la petición de alta con la base de datos del INSS y se comprueba (sorprendentemente) que la información no coincide. Y esto puede mantenerse en el tiempo (5, 6, 7 días…)

El motivo no es otro que la demora en el INSS en la mecanización en su base de datos de la nueva situación del usuario. Esta situación se conoce técnicamente con el nombre de “externalidad negativa”. Se produce, tal y como dice la Wikipedia, cuando las acciones de un agente reducen el bienestar de otro agente y la consecuncia creada nadie las compensa. En definitiva, una mala organización interna (incluso falta de eficacia) por parte del INSS provoca [a] un problea en el Sescam y [b] una desprotección temporal de los derechos de los ciudadanos.Ahora bien, ¿cómo podemos una vez diagnosticada la situación, poner algún remedio? Pues dificilmente.

La solución no está en nuestras manos  porque la causa no la provocamos nosotros. Pero desde la Gerencia algo se tendrá que hacer.

, ,

1 comentario

Profesionalización. Ser o estar.


Según lo veo yo, existen dos grandes grupos de reivindicaciones profesionales, uno que tiene que ver con el “estar” y otro más relacionado con el “ser”.

Las reivindicaciones de tipo “estar” son aquellas que intentan mejorar las condiciones de las que disponemos en el trabajo. “Tengo un sillón roto quiero uno nuevo”; “en mi puesto de trabajo hay demasiada luz artificial y necesito trabajar con luz natural”; “la calefacción no funciona correctamente y hace demasiado frío por las mañanas”; …, todas ellas tienen que ver con el “estar”.

Por su parte, las reivindicaciones relacionadas con el “ser” son las que deben partir del convencimiento, del compromiso y la ganas de reivindicar la profesión, colectivamente y no tanto con las reivindicaciones personales e individuales. “Doy demasiadas citas para el médico, me gustaría dedicarme más a la atención directa”; “No comprendo por qué debo guardar informes en las historias, quisiera dedicarme a otra cosa más productiva”; “¿para qué sirven los cursos que recibo de comunicación, si sólo me dedico a teclear nombres en un programa informático?”. Todas estas tienen que ver con el “ser”, con el “querer ser” otra cosa distinta, mas gratificante, que nos llene mucho más, que demuestre (a nosotros mismos y a los demás) que somos capaces de gestionar y responsabilizarnos de una parcela mucho más importante que la que dominamos en este momento.

Por cierto, se puede pertenecer simultáneamente a ambos grupos; se puede ser de los de “estar” y de los de “ser” sin ningún tipo de conflicto interno.

, ,

1 comentario

A propósito de un comentario


La entrada “El ombligo del mundo” del pasado 18 de diciembre ha generado varios comenarios. Uno de ellos (el último a fecha de hoy) hace una observación que en un principio decidí contestar sobre el propio comentario, pero luego entendí que merecía un mayor espacio y quizás una mayor atención. Por eso he decidido dedicarle una entrada exclusiva, es ésta. Intuyo que estas líneas generarán algún “resquemor” o malestar en algunos de vosotros; sólo espero que si es así verbalicéis dichos malestares aquí mismo para darme opción a la réplica. Por último, recomiendo que le echéis un vistazo a dicho comentario antes de seguir leyendo, más que nada para ayudar a situaros. Voy allá.

De acuerdo. La Gerencia en la mayoría de las ocasiones no está a la altura de las necesidades de muchos de vosotros / nosotros. Pero excepto en algunas honrosas excepciones (que las hay) creo que las condiciones de la mayoría de los administrativos ni están bajo condiciones de presión alarmantes ni las condiciones laborales son precarias (te recuerdo la famosa pirámide de Maslow). De todas formas pienso que ni en esas situaciones extremas es justificable la apatía y el pasotismo de muchos y es mucho menos disculpable la falta de compromiso para dar cumplimiento a la obligación que todos tenemos, que no es otra que la de servir (de “Servicio”) al ciudadano. En fin, ya creo que he dicho en alguna ocasión que me sorprende de forma no grata la actitud de algunos de mis compañeros y también he puesto muchos ejemplos de esa falta de compromiso y apatía. Ahí va una: cuando comenzamos a tramitar las peticiones de Obstetricia con el Hospital General y éste nos pidió que para no incurrir en errores anotáramos la fecha en la que se iniciaba la semana número 12 de gestación, muchos compañeros (de verdad que fueron muchos) nos llamaban para advertirnos que si esa fecha no venía anotada en el volante de derivación, ellos no lo anotarían porque “suponía mucha responsabilidad contar hasta la 12 semanas desde la fecha de la última regla de la embarazada”. Por ello comenzamos a enviar a todos los centros los “discos” ginecológicas, para evitar que los administrativos contáramos hasta 12 por la gran responsabilidad que ello suponía. Ahora bien, algunos no me creeríais si dijera que muchos de estos que llamaron para realizar esta “advertencia” fueron los mismos que meses después (cuando llegó el momento del reparto de la incentivación anual) reclamaron su derecho a recibir las mismas cantidades que los médicos o enfermeros de sus centros.

Esa falta de compromiso, de asumir responsabilidades, de “honestidad profesional” es de la que yo me quejo. No puede defenderse una postura y la contraria. Un profesional no debería poder exigir a la Gerencia que cumpla, al mismo tiempo que advierte que no “contará hasta 12, porque no es su competencia”,… o se negará a preguntar cosas elementales a un usuario, porque “excede las competencias de los administrativos”,… o se negará a hacer fotocopias “porque no somos fotocopiadores”,… o se negará a grabar una cita programada “porque esas citas no son competencia nuestra”.

Y yo me pregunto: ¿alguien sabe cuales son nuestras competencias como administrativos? ¿alguien puede resumir aquí y ahora cuales son nuestras responsabilidades? Porque lo que sí tengo claro es que todos sabemos cuales NO son nuestras responsabilidades… eso si que lo tenemos claro. Pero, ¿en base a qué deducimos cuales son esas tareas que NO nos competen? Eso tampoco lo sabemos.

En fin, que me agota la apatía y la falta de compromiso y responsabilidad de muchos de nosotros. Y cuando de verdad estemos convencidos de que nosotros SI cumplimos, entonces podremos pedir a todos los demás ese mismo nivel de exigencia. Lo contrario no vale (o no debería valer)

Y este alegato no pretende disculpar a la Gerencia como primer garante de compromisos y responsabilidades. Ella debería ser la primera en dar ejemplo… y por desgracia no es así. Que cada cual aguante su vela.

3 comentarios

Abla


Abla

Manifiesto Abla 2010

No, no está mal escrito el título. No se trata de la “materialización individual de los pensamientos de una persona”, como dice la Wikipedi, sino de una pequeña localidad de la provincial de Almeria en donde se han desarrollaron las III Jornadas de Living Lab de Ámbito Rural bajo el lema “Participación, colaboración y liderazgo”. Ahí nació el “Manifiesto Abla 2010” que dará que hablar en nuestro medio profesionales en los próximos tiempos.

Ello provocó el resurgir de un espíritu en el ámbito sanitario (que enlaza perfectamente con las diferentes iniciativas que se están proponiendo para innovar en la organización y gestión de la atención primaria). Las consecuencias de estas jorndas pueden resultar muy positivas en el futuro para mejorar nuestra salud y nuestro trabajo, para ser más autónomos, para conseguir un modelo sanitario público sostenible y en donde los profesionales participemos directamente en su organización.

Pero quienes mejor lo cuentan son la propia Comisión del Manifiesto de Abla.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: