Archivo para la categoría Habilidades

Incompetentes


Dándole vueltas a muchas de las cosas que pasan “rozándonos” cada día me viene a la mente una máxima de Gracian que decía: “hay tres niveles de sabiduría: [1] los que saben, [2] los que saben que no saben y [3] los que no saben que no saben”. Sócrates cuando decía aquello de “sólo sé que no se nada” se situaba en el segundo grupo. Lo preocupante es estar en el tercero y por desgracia el mundo está lleno de quienes creen que saben pero no saben que no saben.

Yo creo que éstos son mucho más incompetentes que quienes saben que no saben, ya que ser consciente de nuestras limitaciones nos ayuda a superarlas (o a esquivarlas). Pero ¿qué hacemos con aquellos que están convencidos de que saben mucho (mucho más que los que están a su alrededor) pero realmente no saben nada?. La verdad es que podemos hacer bastante poca cosa. El perfil es complejo: arrogancia, prepotencia, falsa seguridad, negación de quien se atreve a contradecirle,… en fin, digno de estudio psiquiátrico.

Todo esto viene a cuento de un libro que acaba de salir, de título “Gestión de incompetentes”, que intenta demostrar que quien no sabe, quien no tiene aptitudes para su trabajo no siempre es un incompetente puesto que con aprendizaje y buena actitud puede superar esas deficiencias, y que los incompetentes de verdad, son otros que aparentemente abordan y resuelven (o eso dicen ellos). Un buen ejercicio para mirarnos el ombligo.

Deja un comentario

Nuevo libro recomendado


Hemos incluido en el margen derecho de este sitio una nueva recomendación de un libro. En esta ocasión se trata de “Presentaciones eficaces“, un manual que explica de forma sencilla pero al mismo tiempo profunda cómo deben realizarse presentaciones para conseguir transmitir de forma eficaz el mensaje que se pretende lanzar.

El libro permite realizar incluso una serie de ejercicios prácticos que facilitan el aprendizaje y posibilitan la realización presentaciones reales con un mínimo pero importante asesoramiento.

El contenido del libro lo podeis consultar extensamente pinchando sobre la imagen de la portada. Que lo disfrutéis.

, , ,

Deja un comentario

Presentaciones distintas


Como sabeis, por aquí nos interesa la comunicación y las herramientas que se utilizan para establecer una comunicación eficaz. Hace unos días hablábamos de Prezi como una herramienta innovadora sustitutiva de Powerpoint.

Hoy traigo un formato de presentación (que va más allá de la mera utilización de una herramienta). Se trata de videos elaborados con infografía. Echar un vistazo y ver lo que se puede hacer.

Nota: como siempre, lo siento por los que queráis acceder desde la red interna del Sescam

, ,

Deja un comentario

Alternativa a Powerpoint


Muchos utilizais Powerpoint para realizar vuestras presentaciones. Aparentemente es un programa para entendidos o gente que tiene muchas e importantes cosas que decir. Nada más lejos de la realidad, tal y como podeis comprobar en la nube de correos navideños que todos hemos recibido en el que se inserta una presentación felicitándonos, deseándonos todo lo mejor para el 2011, o simplemente con el objetivo de hacernos sonreir.

Hasta hace unos meses parecía que las alternativas al Powerpoint o bien no existian o eran demasiado arcaicas o complejas para su utilización. Sin embargo existe una aplicación on-line que está siendo muy utilizada por profesionales y que una vez entendido el funcionamiento y aprendidos los conceptos más básicos, puede ser muy útil y original. Nos ofrece la posibilidad de jugar con movimiento y diferentes dimensiones y tamaños.

La aplicación en cuestión se llama Prezi y para realizar la primera presentación sólo teneis que daros de alta en el sitio (eso os reservará un espacio para tener todas vuestras presentaciones protegidas con vuestra contraseña). Una vez que tengais el trabajo terminado teneis la posibilidad de bajar un archivo en formato flash para guardarlo en vuestro ordenador y reproducirlo cuando lo querais, o copiar el enlace en donde la presentación podrá verse en internet. Finalmente, para compartirla simplemente tenéis que enviar el enlace para que cualquiera podamos ver vuestro trabajo.

Os dejo un tutorial para si os animais a probarlo.

, ,

Deja un comentario

Internet y la productividad en el trabajo


No soy de los que se dedican a leer la prensa a través de internet, ni siquiera en el trabajo; por eso hace unos días quise ampliar una noticia de ámbito local que escuche en el coche mientras iba a comenzar mi jornada laboral. Ya no recordaba que tenemos el acceso bloqueado a los periódicos de información. Para salvar el momento de frustración me metí en una radio on-line para escuchar un poco de música de fondo mientras continuaba con el trabajo,… pero el acceso también está bloqueado.

Esto es un ejemplo de lo que muchas empresas (incluída el Sescam) entienden por colaborar en la buena comunicación e información de sus trabajadores. Pero no es eso lo peor, existen otras muchas empresas que vetan a sus empleados el acceso a redes sociales en horas de trabajo; de la misma forma que hay padres a los que todavía les parece contraproducente que sus hijos tengan una Wii o naveguen por la red.

Hace unos días leí que la universidad de Melbourne, en un estudio publicado hace menos de un año (de abril de 2009) afirmaba que dedicar hasta un 20% del tiempo de trabajo a usar internet para fines particulares supone mejoras de la productividad de hasta el 9%. No es de extrañar. Al fin y al cabo los expertos en salud laboral siempre han dicho que durante el trabajo es bueno hacer pequeñas pausas para desconectar, estirarse, mirar por la ventana… El problema es que hay empresas que todavía no se han dado cuenta de que internet es para muchos -en especial para las nuevas generaciones- su ventana al mundo, y todos sabemos cuanto más a gusto se trabaja en una oficina con “ventanas a la calle”, en la que penetre la luz natural, que en una con ventanas a un patio interior, pequeño y sombrío. No tener acceso a internet supone, cada vez más, estar aislado del mundo, de tu mundo; es como si nos obligaran a desconectar el móvil o nos impidiesen recibir llamadas personales en el trabajo. Sin embargo, muchas empresas desconfían de la red. Que sus trabajadores pierdan el tiempo tomando café, charlando en el pasillo o marchándose a sus casas media hora antes del final de la jornada es algo soportable, pero la posibilidad de que naveguen por internet es una auténtica catástrofe.

La ubicuidad de las redes sociales y su importancia cada vez mayor en la vida de las personas produce un efecto interesante: las empresas gastan dinero en software y procedimientos para impedir el acceso de sus trabajadores a sitios como Facebook (no es el caso del Sescam,… aún) y lo que consiguen en realidad con ello son trabajadores más desmotivados, que ven como se les impide el acceso a una conexión con personas y acontecimientos razonablemente importante en sus vidas, y que les lleva a relaciones profesionales basadas en la desconfianza y la represión, en las que predomina un escaso compromiso.

, ,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: