Archivo para la categoría Comité Etica Asistencial

Bioética e Incapacidad temporal


Ayer martes se celebró la reunión del Comité de Etica Asistencial (CEA) de la GAP de Ciudad Real, correspondiente al mes de junio. Como creo que ya he comentado por aquí en alguna ocasión, el CEA está en pleno proceso de formación por lo que en cada sesión de trabajo se acuerda tratar un tema interesante relacionado con la bioética. Para profundizar en él se realiza un informe previo por parte del Asesor jurídico de la GAP (miembro del comité), que aporta su visión más formal y legal del asunto. A partir de este informe se construyen las distintas intervenciones basadas en percepciones subjetivas de cada uno y se establecen debates alrededor de uno o varios casos prácticos alusivos al tema principal (normalmente apoyado con bibliografía). La sistemática de estas reuniones viene siendo la misma desde el mes de octubre de 2010 en que se constituyó el Grupo Promotor del CEA, por lo que todos los componentes del Comité tenemos interiorizado perfectamente la sistemática de abordaje del tema.

Ayer el tema protagonista fue el proceso de Incapacidad Temporal y el ámbito de actuación de los médicos de familia de los centros de salud en este proceso. Aparentemente puede parecer poco importante o menor (esa fue la primera impresión que yo extraje previo al estudio de la documentación que se aporta), sobre todo si lo comparamos con otros “grandes” asuntos que hemos tratado en los últimos meses (aborto, eutanasia, objeción de conciencia sanitaria,…). Pero una vez metidos en materia, estudiada la documentación que se aporta previa a la reunión y planteado el marco legal en el que se desenvuelve esta prestación, la cosa cambia sustancialmente. Si además, dentro del CEA se dan cita personas tan dispares en este asunto como médicos, empresarios, trabajadores y funcionarios, la cosa promete.

Hubo quienes defendieron el comportamiento ético de los facultativos con respecto a la emisión de partes de Baja por Incapacidad Temporal, minimizando los posibles errores que pudieran cometer al realizar valoraciones (a favor o en contra), debido al pocas herramientas diagnósticas con las que cuentan. Se defendió el papel del médico facilitando actuaciones “beneficientes” ante situaciones social o familiarmente difíciles de resolver y que ni la legislación (civil o laboral) ni otras instituciones (servicios sociales) dan respuesta. La figura del médico como gestor de situaciones multifactoriales que afectan (aunque sea indirectamente, al entorno del paciente) pero totalmente imprevistas.

Aquí entran en conflicto dos conceptos Bioéticos por excelencia: la Justicia y la Beneficiencia. ¿Cuál de ellos tiene mayor peso en casos extremos? El médico ¿debe buscar la Justicia antes que la Beneficiencia cuando se plantea una Incapacidad Temporal? Por ejemplo, si un amigo le pide una baja por una enfermedad inexistente, para poder estudiar una oposición sin interrupciones laborales, ¿estaría obrando de forma justa si se la concediera? ¿si la petición viniera de un paciente desconocido se plantearía un conflicto ético, o respondería en este caso con una negativa rotunda?.

Por contra, si un médico de familia recibe una solicitud de baja por Incapacidad Temporal de una paciente suya, madre de un niño gravemente enfermo, que no tiene apoyo familiar para acompañar a su hijo en la enfermedad y que le resulta difícil (o imposible) compatibilizar esa situación con su vida laboral,  ¿sería ético hacer prevalecer en este caso la Beneficiencia sobre la Justicia, facilitando la baja laboral a esta madre?

Y, se concedan o no este tipo de bajas por incapacidades temporales, ¿deben valorarse las consecuencias que ello acarrea a terceros actores implicados (empresarios, compañeros de trabajo, familiares, otros profesionales,…)?.

En definitiva, un tema ético para el debate, que generó intervenciones apasionadas en la sesión de ayer y que mantiene vivo el ánimo y el estímulo de todos los miembros del Comité de Ética Asistencial.

,

3 comentarios

Reunión mensual del Comité de Ética Asistencial


El pasado jueves se celebró la reunión mensual del (Grupo Promotor del) Comité de Ética Asistencial de la GAP de Ciudad Real (se informó de mismo jueves a través de la página web de la GAP). Desde su constitución y aún durante los próximos meses, las sesiones de trabajo del CEA están dedicadas a la autoformación, tratando en cada sesión un tema trascendental para la Bioética.

El tema sobre el cual se realizó la formación y el debate posterior del pasado jueves fue la comunicación en el entorno sanitario, su trascendencia, las diferentes técnicas a practicar, las barreras naturales y artificiales que en ocasiones provocamos el propio personal de los centros sanitarios, las fugas de comunicación que se producen cuando existen interrupciones evitables, pero que perturban momentos claves en la comunicación, la complejidad de los efectos que se obtienen,…

El debate posterior se produjo entorno a una serie de reclamaciones que se han interpuesto en las últimas semanas por nuestros pacientes, relacionadas con los déficits de comunicación o con las consecuencias negativas por la inexistencia de interacción personal-usuario.

De las anotaciones que realicé durante la reunión he resumido aquí un esquema de lo más importante comentado durante la misma.

,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: