Piedras sobre nuestro tejado

IMG_3862

Los que seguís este blog estaréis percibiendo que en las últimas semanas está algo “parado”, existen pocas entradas nuevas. La verdad es que cuando el volumen de trabajo nos supera tenemos que establecer una pauta para priorizar, de tal forma que hay que decidir qué es lo inevitable, lo verdaderamente importante, lo importante y lo evitable o secundario.

Y ésto no quiere decir que mantener este medio de comunicación (al fin y al cabo esto es un medio de comunicación) haya dejado de ser verdaderamente importante (lo sigue siendo), sino que los obstáculos son muchos como para invertir en tiempo, ganas e ilusión.

Es frustrante cuando observas que “esto” que lees pretende potenciar una faceta de cada uno de los que trabajamos en esta empresa (Sescam), y la propia empresa te pone trabas para que puedas hacerlo. Mantener una plataforma de estas características no es costoso desde el punto de vista económico, pero sí lo es en su aspecto más personal (tiempo, ideas,…).

Esta es una herramienta con lo que pretendemos investigar, comprobando si realmente la podemos convertir en un instrumento útil para nuestro trabajo, para estar informado y para opinar abiertamente sin necesidad de identificarnos. El contenido puede ser adaptado a las necesidades de quienes lo leen, de hecho así lo hemos hecho desde el principio de su andadura, por lo que habrá momentos en los que sea más atractiva su lectura o consulta y otros en los que no nos resulte interesante (esto es invevitable), pero al margen del contenido (que no pretendo menospreciar, sino todo lo contrario) el acceso y la posibilidad de consulta debe facilitarse por quien se supone que es su mayor beneficiario: el Sescam.

Lo que no es de recibo es que el acceso se filtre a través de ese magnífico servidor central al que todos, inevitablemente estamos conectados. Ese estupendo artilugio que impide que estemos informados y no permite entrar en la página de cualquier periódico de tirada nacional o local. El anacronismo llega hasta el punto de que si yo intento entrar (al menos desde mi ordenador del trabajo del Sescam) en la página web del Sescam, el servidor del Sescam me advierte que estoy entrando en una página insegura y con posible contenido pernicioso (?!).

Pues bien, esa máquina “inteligente” y que decide por nosotros qué es consultable y qué no lo es, ha decidido que desde muchos de vuestros ordenadores de vuestros puestos de trabajo no podais acceder a este blog, dirigido principalmente a facilitar vuestro trabajo.

Es difícil trabajar en estas condiciones. Es aquello de “toparte contra una pared”, o “mandar las naves a luchar contra los elementos”, o mejor “tirar piedras sobre nuestro tejado”.

Y lo peor de todo es que ese “monstruo de servidor” está controlado por alguna mente “pensante” que decide introducir las órdenes oportunas. Es increíble, pero es así.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: