Leyes, lagunas y laberintos

La Ley de Garantías de tiempos máximo de espera en Atención Especializada aportó en su momento un punto de innovación que colocó al Sescam a la cabeza de Europa en garantía de un derecho de los ciudadanos. Como todo el mundo sabe, esta Ley no sólo pretendía obligar al Sescam a adquirir un compromiso de cumplimiento de plazos máximos de espera para que un usuario fuera atendido, sino que además garantizaba el cumplimiento del compromiso a través de la obligación de dar respuesta a la necesidad asistencial del usuario (ya fuera en forma de cita para el especialista, prueba diagnóstica o intervención quirúrgica.

Un paso importante en reconocimiento de derechos para el ciudadano. Pero esta Ley ha dejado un rastro de situaciones que no se han sabido resolver (seguramente porque la propia Ley dejaba lagunas). Todos esperamos que tal y como sucede en muchas leyes “imperfectas” (como es ésta) se termine de legislar o de desarrollar normativamente aquello que no se supo terminar en el momento en el que se gestó.

En los últimos días estamos dándole vueltas a una situación generada por una de esas “lagunas” que mencionaba antes. Dicha situación es la siguiente: el paciente que ha sido citado en cualquier agenda hospitalaria para un plazo superior a lo que estipula el sentido común, ejerce su derecho a acogerse a la Ley de Garantías y, tras cumplir todos los requisitos necesarios, es atendido por (por ejemplo) el Traumatólogo en una clínica concertada. El Traumatólogo decide que para completar el estudio, es necesario que le vea el Rehabilitador. Y le pide una interconsulta con dicho servicio.

Hasta aquí todo más o menos normal. Pero es ahora donde aparece el gran problema. ¿Qué  debe hacer el paciente para ser citado en el servicio de Rehabilitación? En prinicipio, el Traumatólogo concertado ha concluído su intervención en este proceso. El paciente lo es del Hospital de referencia. El Rehabilitador que debe valorar su patología es el de ese hospital. Pero, ¿cómo consigue la cita ese paciente? La clínica concertada no tiene posibilidad de ofrecer o solicitar la cita con el hospital, por lo tanto la opción más sensata para el propio paciente es solucionar este problema en la “sucursal” del Sescam que más cerca tiene y que mejor conoce: su Centro de Salud.

Y allá que  se presenta el usuario en su centro de salud, a solicitar una cita que un especialista hospitalario  (en este caso concertado) ha solicitado para otro especialista hospitalario. Al mismo  tiempo desde la Gerencia de Atención Primaria y desde el Hospital se advierte de la obligación de evitar el error de grabar una revisión o interconsulta desde los centros de salud, puesto que convertiríamos cualquiera de estos dos tipos de citas (sin derecho a acogerse nuevamente a la Ley de Garantías) en citas nuevas (y por tanto, con todo el derecho del mundo de volver a acogerse a dicha Ley).

Entonces, ¿qué se hace en estos casos desde los centros de salud? Simple y llanamente “buscarse la vida”.

Desde hace unas semanas desde la Gerencia de Primaria y el Hospital General estamos intentando buscar una solución a esta situación. Si somos capaces de encontrarla intentaremos exportarla a los demás hospitales de nuestra Área.

Anuncios

,

  1. #1 por Anónimo el 4 marzo, 2010 - 13:48

    Tomando el caso que se expone en el blog, si el paciente en vez de una interconsulta con rehabilitacion, lo que le dice el trauma es que precisa un intervencion quirurgica. ¿como actuamos? o mejor dicho ¿a que servicio se deriva?
    Saludos

    • #2 por coord.u.a. el 4 marzo, 2010 - 14:53

      Buena pregunta. En principio el especialista concertado no puede derivar a Programación de Quirófanos, que es la unidad que debe reconducir al paciente. Por lo tanto habría que derivarle al servicio correspondiente (en el ejemplo, a Traumatología) del Hospital para que, desde allí, pasara a Programación de Quirófanos.

      ¿Y como hacemos esto? De dos formas:
      1. Se pasa directamente el informe en donde aparezca la solicitud del traumatólogo a citaciones del Hospital, añadiendo una nota breve explicando lo que pretende, o
      2. Comunicándonoslo a la Coordinación de UU.AA. para que nos pongamos en contacto con el Hospital y le hagamos llegar la petición.

      Si grabáramos la cita desde el centro de salud cometeríamos dos errores:
      1. que una interconsulta la pasáramos como nueva y
      2. que al hacerlo así, sería muy probable que al paciente le volvieran a derivar al traumatólogo concertado de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: